Las ratas en las explotaciones porcinas.
Las ratas en las explotaciones porcinas.

Las ratas en las explotaciones porcinas.

Naturplagas hace recomendaciones para controlar las ratas en las explotaciones porcinas

Las ratas y el ganado porcino. Recomendaciones para controlar las ratas en las explotaciones porcinas.

¿Por qué aparecen las ratas?

Las ratas buscan lugares con un ambiente óptimo para vivir, alimentarse y reproducirse, y las explotaciones porcinas ofrecen muchas de estas posibilidades.

Las ratas pueden ser mucho más que un causal de repulsión, fobia, estrés o simplemente una molestia. Además de generar un impacto negativo, transmiten bacterias y gérmenes, portan pulgas, piojos y ácaros, contaminan los ambientes y pueden provocar graves enfermedades.

Por todos estos motivos, es fundamental combatirlas y tomar buenas medidas de orden y limpieza, no estamos exentos de padecer su presencia. La falta de limpieza de explotaciones porcinas, las construcciones cercanas abandonadas, los puntos de agua y molinos de pienso próximos, las alcantarillas y regatos pueden ser el origen de esta horrible pesadilla.

 Cómo controlar las ratas en las explotaciones porcinas

Para un control de las ratas en las explotaciones porcinas lo más importante es inspeccionar y verificar la presencia de roedores. Las señales e indicios más importantes son: objetos roídos, excrementos y manchas de orina, olor, huellas, nidos y excavaciones, marcas de las colas y ratas vivas o muertas.

    Cuando las ratas son visibles a plena luz del día o en lugar frecuentado por humanos, podemos estar seguros de que existe una gran plaga que les obliga a salir de día para poder subsistir, ya que las ratas son de hábitos crepusculares y nocturnos. Para los recorridos prefieren seguir las esquinas de las paredes para sentir seguridad. Las ratas de campo acostumbran a seguir el recorrido más corto, incluso dejándose ver al descubierto.

Las ratas son animales muy prolíficos, cuando observamos una puede haber en al nido más de veinte.

    Diversa investigaciones durante los últimos años han demostrado que las ratas son animales muy inteligentes y tienen un gran olfato, sentido que lo tienen muy desarrollado, con capacidad de seleccionar sus alimentos evitando los que le son perjudiciales, pueden distinguir cualquier ingrediente en una comida elaborada, como azúcar, sal, sustancias irritantes y diversos sabores.

    Por ello son muy recelosas a los nuevos alimentos, frente a una probable sustancia tóxica tiene una forma de aprendizaje innata en ellas que les permite asociar las características de un determinado alimento y sus consecuencias metabólicas posteriores, si se enferma por haber consumido un alimento contaminado creara una aversión por el que durara muchos meses, en la manada envían a un individuo dominado de la colonia para que pruebe el alimento sospechoso, según si vive o muere lo probara el resto de la manada.

   El hombre es capaz de buscar tóxicos y engañar a las ratas induciéndolas a comerlos, pero estas sacan su mecanismo de defensa para evitarlo. Por ello los venenos no suelen ser muy efectivos para las ratas, solo la dosis letal de los venenos agudos, el inconveniente radica en que ha de ingerirse mayoritariamente por parte de todos los individuos. Este veneno para matar ratas es muy peligroso para los humanos, sobre todo en niños, animales domésticos y también en el resto de animales de la fauna. También las ratas muertas son un peligro sanitario importante para el hombre por el envenenamiento que se produce de las aguas y las enfermedades que transmiten. Al resto de animales de la fauna el peligro que les presenta es cuando los consumen.

Desde la antigüedad las ratas se han trasladado por todo el mundo gracias a la navegación.

    En resumen la rata es un animal que se adapta a cualquier medio, en el mundo solo se salva la Antártica, donde el frío les impide sobrevivir, encima posee una resistencia genética muy desarrollada a diversos venenos que en otros animales son mortales y es un vector, trasmisor de muchas enfermedades por ello se convierte en una compañera indeseada por el hombre. Hay que recalcar que las ratas representan un gran potencial contaminante de alimentos y medio ambiente en general que pueden crear cuadros alérgicos.

Desratizar  en las explotaciones porcinas

Desratizar correctamente las instalaciones de tu explotación porcina es esencial tanto para prevenir la aparición de plagas y de enfermedades, como para mantenerla en las condiciones higiénicas y de salubridad necesarias.

Opta por un producto diseñado específicamente para este tipo de instalaciones ganaderas y con un alto poder de desratización. Existen raticidas con materia activa como la bromadiolona y brodifacoum que los convierten en una solución completa y eficaz para desratizar todo tipo de instalaciones ganaderas como cebaderos de cerdos, apriscos de cabras, instalaciones de corderos y terneros, gallineros, palomar, establos o conejeras, etc.

Solicítanos más información